jueves, 31 de julio de 2014

Feliz

Pues aquí os traigo otra entrada más sobre mi vida en Edinburgo. Después de pasar la depresión post-marcha de la mayoría de los españoles, vuelvo a sentirme feliz y agusto en el hostel. La verdad es que ahora el ambiente es mucho más familiar, nos buscamos, disfrutamos de la presencia de cada uno, nos aconsejamos y nos reímos. Somos como una gran familía. Lo que no quita que haya momentos de soledad en los que no hay nadie en el hostel...y cuando eso ocurre es lo peor...yo en esos casos suelo meterme a mi habitación a leer, a ver alguna peli, a ver Friends...

En el trabajo estoy igual de feliz o por lo menos lo he estado durante todo julio. Julio ha sido un més genial, lleno de risas, charlas... y en el que he conocido a gente maravillosa. Agosto de momento pinta diferente...más que nada, por que en el trabajo ya no tengo tiempo ni para respirar, supongo que es lo que tiene la temporada alta...En fin...

Se que estoy viviendo algo increíble, algo mágico y me siento orgullosa y afortunada de ello. No paro de dar las gracias por todo esto y sobre todo por que el universo ha sabido juntarme con las personas adecuadas, tanto en el trabajo como en el hostel. 

GRACIAS. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario