miércoles, 28 de noviembre de 2012

Llena de positivismo

¿Cómo empezar esta entrada? Pues de la manera más sencilla: contándoos mi día a día o más exactamente, como llevo la semana. De momento, por que esto es así, ahora estás bien, pero después ocurre algo y de encuentras echo polvo; de momento, BIEN.

Estoy harta de tanto negativismo y voy a intentar ser positiva, ver el lado bueno de las cosas, que no hay mal que por bien no venga, el jing y el jang. Por que la vida son dos días y es para vivirla.

El viernes tuve mi segunda sesión con la psicóloga y bien, lo de siempre, estuve yo todo el rato hablando y ella, de vez en cuando, me hacía preguntas y me hacía reflexionar.  El sábado tuve cena con mis amigas y guay, por que se nos unió una compañera de clase y fue guay, me lo pasé bien. El domingo jugó el Barça y como no, allí estuve, en frente del portatil, viéndolo. 0-4, líderes y a 11 del Moudrid. El lunes estuve visitando a mis abuelos y el martes me vine a Soria. El día de ayer fue bien, hasta el momento de la cena, que como siempre, acabé discutiendo con mi compañero de piso por la calefacción. ¿Lo peor? Descubrir que clase de persona es: le dije que era de noche y que quedamos que a las noches se podía encender, pero el me decía que no y durante la discusión la calefacción estuvo encendida. Después la lié parda en la cocina: se me quemó la cena. Cené y al rato me di cuenta de que la calefacción estaba apagada, se lo dije y el me dijo que no tocó nada. Y sus huevos, lo miré y efectivamente, estaba apagada. Al rato, que llega mi compañera y empezó a dar gritos como una loca por el humo y abrió todo. Resultado: a pesar de estar tapada con 3 mantas, no he podido dormir apenas por el frío.

Bueno, y hablando de la calefacción, que parece ser mi mayor problema, cuando no debería serlo: hoy la loca, la ha encendido, por que, efectivamente, hacía frío y por que según ella, la semana pasada estávamos a 20. Sus ovarios. En fin, que aquí la que manda es ella y ella decide cuando se enciende y cuando no, por que yo siempre que lo he intentado, he acabado discutiendo.

¿Qué más puedo contaos? Pues que estoy colada hasta los huesos de Juanra, sí, el presentador, Juanra Bonet. No paro de pensar en el y lo maravilloso que resultaría encontrármelo en la calle, participar en su programa e invitarle a salir. No pierdo la esperanza, por que los sueños se cumplen y este se que se cumplirá, de la misma manera que se que me casaré, algún día, en el Camp Nou.

Me despido con el video que le hice, algún día lo verá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario